jueves, 4 de mayo de 2017

Travesía Abril 2017 - Volcán Cayambe


Buenos días compañeros niveros.
El CLUB NIVA 4X4 ECUADOR para el mes de Abril desidió visitar el Refugio Rúales-Oleas-Berge del Volcán Cayambe, volcán conocido también como El Coloso de Pichincha.
Con sus 5790 MSNM la Cima del volcán Cayambe es la tercera más alta del Ecuador.
Para ésta travesía nos apuntamos 5 Nivas que a la final resultaron ser siete
Osvaldo Gómezjurado y Silvia su esposa
Pablo aldáz y Nicolás como copiloto, Valentina y Jeny Galindo
César y familia ( Acompañante)
José Camino en solitario Aspirante a ser miembro del club
Jorge Ortíz con Anita Belén
Eduardo Días con José Miguel de copiloto
y cerrando la caravana
Gustavo Vaca en solitario

La caravana de inicio se dividió en dos grupos el primero tenía como lugar de concentración la gasolinera Petrocomercial de Oyacoto la misma que salió a las 8:53 am al encuentro del Gustavo y Eduardo que supuestamente tenían que estar en Santa Rosa de Cusubamba lamentablemente por razones ajenas a la voluntad los mencionados llegamos a las 9:50 am, bastante retrasados.

Continuamos la ruta hacia el refugio del coloso unos km más adelante la primera parada técnica para abastecernos de gasolina y alguna otras cosas, siempre falta algo que comprar. 

Prácticamente comienza el asenso por un pequeño poblado que con calles adoquinadas en parte otras polvorientas que ya nos dieron la idea de como estará nuestra ruta, mucho polvo ya que no había llovido.
en pocos minutos llegamos al sector de Juan Montalvo y allí comienza un feo empedrado en ese lugar quien lo diría perdimos la ruta, teniendo que hacer uso del GPS criollo para encontrar el camino correcto.

De esta manera inicia el trayecto de 21 kilómetros hacia el refugio Rúales-Oleas-Berge, ubicado a 4.600 metros sobre el nivel del mar. Al inicio del recorrido los suelos son verdes, porque existen un sin número de árboles hermosos, y es común observar a las ovejas correr en medio de la vía. Después de 30 minutos y apenas casi ocho kilómetros, el panorama cambia. Los arboles desaparecen, el camino se torna polvoso, a un costado se aprecia la majestuosidad del callejón interandino. Divisar a las nubes debajo de la carretera es un espectáculo para fotografiar. Esta es una de las señales de que está llegando al paramo. En pocos minutos la carretera se vuelve más dificultosa, existen grandes baches y piedras de considerable tamaño en la vía la mismas que nuestros tanques las salvan sin dificultad poniéndose a prueba toda su fuerza y habilidad de los respectivos pilotos.

El clima nos trató por demás bien. lamentablemente no hubo lodo en el camino pero si muchas emociones, el pedregal no es de fácil acceso pocos autos pueden llegar al refugio muchos se quedan unos cuantos metros abajo por la dificultad del ascenso.

La llegada al refugio fue aproximadamente a las 12:40 y digo aproximadamente por que no tengo la hora exactamente todos saben por que ésta aclaración.
No fue posible el ingreso al refugio por que estaban en limpieza lo que me pareció muy mal por parte de los cuidadores siendo  domingo y habiendo mucha gente que nos quedamos fuera. En fin.
Paseamos, charlamos, un pequeño grupo continuó el ascenso a pie me supongo que hasta llegar la nieve.

El retorno empezó a las 4:00 pm con la novedad que el Niva de Edú Díaz tenía algún problema en la rueda derecha asi que con ese compañerísmo nivero no faltaron manos para empezar a desarmar y proceder a la reparación, se lo hizo a medias por la falta de repuestos basicamente por que por manos no faltó.

4:30 de la tarde César se despide, una reunión en quito le obliga a separarse del grupo, quedamos 6 Nivas.
No habíamos almorzado así que decidimos ir a las parrilladas en Cayambe la población me refiero.
Como el descenso fue muy lento por la falla en el Niva de Edú llagamos  a las 6:30 a las parrilladas todos con hambre dimos fin a nuestros platos para luego dar por terminada una hermosa travesía siendo las 7:30 retornamos a nuestros hogares como siempre sin novedad, solo historias que contar cuando nos volvamos a reunir.

Hasta la próxima aventura nivera

Gustavo Vaca



lunes, 27 de marzo de 2017

Travesía de Marzo 2017, "El ojo del fantasma"

Bitácora de la travesía de Marzo 2017
La travesía nos llevó por cuatro provincias de nuestro querido Ecuador, los asistentes fueron:
Gustavo Vaca en solitario,
Eduardo Tierra, postulante, en solitario,
Aquiles Zurita y familia y
Jorge Ortiz con Charlie Vásquez de copiloto.

El grupo se reunió según lo acordado en Tambillo en horas de la mañana, y luego de un pequeño retraso de Jorge la caravana se enrumbó hacia la ruta alterna para Ambato. En Aloasí tomamos la foto oficial de la travesía y recorrimos los parajes de la serranía ecuatoriana acompañando a la vía férrea pasando por paisajes únicos como el bosque Umbría y los imponentes Ilinizas. Las poblaciones que se visitaron en este tramo fueron : Aloasí, Chaupi, Libertad, Pastocalle y Saquisilí. Este camino nos ofreció lastre, lodo e incluso pequeñas lagunas que se han formado en la vía causadas por el invierno que hemos soportado estos últimos meses.

Tomamos en la Panamericana los pasos laterales de Latacunga y Salcedo y llegamos a Ambato, la ciudad de las flores y de las frutas, en donde degustamos de un típico almuerzo en el Mercado, mas específicamente en el puesto de las señoritas Peralvo. Nos aprovisionamos también del famoso pan de Ambato para nuestra cena y tomamos la vía a Baños de Agua Santa hasta el sector de "los pájaros".

Eduardo Tierra, postulante a miembro el Club Niva del Ecuador, tomó la cabeza de la caravana para llevarnos por pintorescos rutas que rodean al volcán Tungurawua, ahí pudimos constatar la fuerza de la naturaleza al pasar por lahares dejados en recientes erupciones, así como también impresionantes cañones por los que incluso había recorrido lava. No dejamos de asombrarnos de estos únicos parajes que nos ofrece nuestro país.

Fue muy interesante subir por uno de estos cañones, los tanques rusos recorrieron sobre las piedras que fueron arrastradas por las erupciones del Tungurawua y teníamos la sensación de habernos trasladado a otro planeta. Luego de una sesión de fotos procedimos a dirigirnos al lugar del campamento, no sin antes visitar a la familia política de Eduardo, que nos brindo la leña suficiente para la noche.

El lugar escogido para acampar fue el complejo turístico "Ojo del fantasma" que lamentablemente fue abandonado hace algunos años dejando una infraestructura bastante completa que lamentablemente ha empezado a deteriorarse. Decidimos armar el campamento dentro de uno de los edificios ya que teníamos pronóstico de lluvia en la noche. Una vez levantado el campamento, Jorge se puso a cargo de la cena que consistió en embutidos que combinaron perfectamente con el pan de Ambato, un delicioso corte de carne que degustábamos mientras conversábamos de nuestro recorrido. Luego de una breve tertulia tomamos un merecido descanso, acompañado por el ruido de la lluvia que se presento a la madrugada.

En la mañana siguiente Aquiles y su familia regresaron tempranamente a Quito por motivos laborales, mientras que Eduardo nos hizo un pequeño tour por los lugares cercanos al complejo turístico abandonado. Ya entrada la mañana decidimos desarmar el campamento y recorrer algunos de los caminos que nos mostraban los vestigios de pasadas erupciones, sembríos y el típico paisaje serrano.

Llegado el medio día decidimos ir a Baños de Agua Santa para almorzar, pero lamentablemente no logramos hacerlo ya que nos perdimos en los caminos que son muy parecidos en esta zona. Entonces logramos salir de nuevo al sector de "los pájaros" y de ahi tomamos rumbo a Ambato donde volvimos a degustar los platos típicos en el Mercado.

En una gasolinera cerca a Aloag nos despedimos de esta simpática travesía que nos llevó por 400Km en las provincias de Pichincha, Cotopaxi, Tungurahua y Chimborazo.













jueves, 2 de marzo de 2017

Febrero 2017 - Laguna Santo Domingo

El pasado domingo 12 de febrero se efectuó la segunda travesía del año del Club Niva Ecuador, en esta ocasión el lugar escogido fue la Laguna de Santo Domingo que se encuentra dentro del Parque Nacional Cotopaxi a 4000 m.s.n.m. El punto de encuentro fue la gasolinera Petrocomercial ubicada en la vía a Sangolqui a las 08:30, ya una vez todos reunidos la caravana se organizó así: 1) Oswaldo y Jaime 2) Jorge y Anita 3) Gustavo 4) Jose y Alejandro 5) Aquiles y Flia. 6) Cristhian y Flia., más tarde en la Laguna se nos unirían 7) Marcelo 8) Pablo y Flia.

Una vez organizados partimos tomando el camino a Selva Alegre para luego tomar el sendero que nos adentraría hacia la reserva del Parque Nacional Cotopaxi, en el camino hicimos algunas paradas para fotos o videos ya que el paisaje es espectacular. Pensábamos que el camino estaría un poco mojado pero la sorpresa fue que estaba muy seco aparentemente no había llovido en días y por ende el polvo era muy intenso por lo cual la caravana muy amablemente me permitió ir al frente ya que iba con Ariel y le podía hacer daño el polvo.
Luego de un recorrido de 90 minutos aproximadamente llegamos a la entrada norte del Parque Nacional Cotopaxi donde cada persona nos registramos y tomar a la izquierda para ir a la Laguna de
Santo Domingo, Jose Camino (aspirante) nos informa que algo suena extraño en su Niva y al revisarlo nos percatamos que la base superior del amortiguador derecho había cedido y por ende no había más remedio que sacar el amortiguador y sin el continuar sin ningún problema. Ya en el camino es inevitable admirar la cantidad y el tamaño de las piedras que se encuentran en el camino producto de erupciones pasadas del volcán Cotopaxi y como es obvio nosotros pasamos por algunas de esas piedras probando la agilidad y suspensión de los Nivas que pasaron riéndose sin problema. Cabe destacar que para ir a esta Laguna hay muchos caminos que la gente que no respeta el páramo ha hecho con el paso del tiempo ya sea por buscar una salida o por simple diversión.
Aproximadamente desde la garita norte hasta la Laguna son 12km y en tiempo seria de 1 hora tomando en cuenta las paradas para las tertulias y las fotos.
Siendo las 12 del medio día arribamos a la Laguna Santo Domingo sin contratiempos y nos
parqueamos con los Nivas frente a la Laguna y procedimos a sacar los implementos necesarios para el respectivo asado.
Poco tiempo después llegó Marcelo quien por cuestiones de trabajo llegó más tarde a la Laguna, Jorge el chef encargado de los asados
del club fue quien nos supo dar alimento mientras conversábamos bromeamos y bebíamos unas cervezas con trago fuerte para contrarrestar un poco el frío del lugar. Siendo las 15:00 arribo Pablo con toda su familia que por cuestiones de estudio no nos pudo acompañar desde la mañana y llego con un pastel para festejar el cumpleaños de su hijo Nicolás, junto a todos los Niveros le cantamos el cumpleaños feliz y Gustavo ¨gentilmente¨ colaboró para que Nico mordiera el pastel casi por completo y se procedió a repartir lo que sobró de pastel a los presentes. Ya con todos los Nivas completos y bien ubicados procedimos hacer las nuevas fotos para redes sociales y web, a las 16:30 decidimos emprender el viaje de regreso a Quito estando yo a la cabeza en una Y tome a la izquierda y sin querer nos llevó por un camino que nos alejaba más de la entrada norte del Parque y a la vez nos hacía subir para obtener una vista espectacular del valle y del páramo con precipicios profundos y poco de emoción en el camino logramos empatar con el camino que lleva al refugio del Volcán Cotopaxi donde ya solo bajamos hasta encontrar la entrada sur del parque con una vista genial del Volcán Cotopaxi que luego de tomar las fotos respectivas y paradas técnicas emprendimos rumbo a Quito por la vía Panamericana que tenía una trafico inusual y pesado lo que hizo que no podamos estar en caravana haciendo que paremos en una gasolinera para hacer un reencuentro de todos y a la vez aprovechar para despedirnos de todos para volvernos a ver en la travesía del mes de marzo.

Cristhian Carvajal N.
Vicepresidente


jueves, 2 de febrero de 2017

Enero 2017 - El Valle - Pichincha

2017, finales de la segunda década del siglo XXI, es el año en que cumpliremos 11 años de vida como club y en su primer mes -enero- iniciamos con pie derecho la ronda de travesías En esta vez como es sabido por todos realizamos la obra social anual, buena costumbre que hasta ahora la hemos cumplido con cabalidad y esmero año tras años.
Cuando hace 7 meses exentamente en junio del 2016 y en la travesía correspondiente a dicho mes decidimos conocer un nuevo camino de tercer orden que une la localidad de Chiriboga (Antigua vía a Sto. Domingo) con la cabecera cantonal del cantón los Bancos con una extensión de 40 Km aproximadamente.
A la altura del Km 14 de la mencionada vía encontramos un pintoresco caserío o mejor  dicho recinto llamado El Valle, Bueno como aquella travesía era solo de un día pasamos por allí en forma breve con tan solo un contacto con un morador ya que habíamos equivocado el sendero y estuvimos a punto de tomar otra ruta, hasta que un antiguo deslave de tierra detuvo nuestra marcha, obligándonos a retroceder hasta el recinto y consultar la trayectoria verdadera del camino. Lo importante de este relato previo es que aquel lugar quedó gravado en nuestras retinas, en nuestras memorias y creo que hasta en nuestro corazón y aunque nadie comentó nada al respecto hasta 7 meses después, al momento de escoger el sitio a donde llevaríamos nuestra obra social, brotó rápida y espontáneamente   la localización del recinto, y aunque el nombre estuvo equivocado de inicio, fue el lugar el que estuvo presente claramente en nuestro recuerdo.
Cabe mencionar que, aunque en el año 2016 el club NIVA 4 X4 Ecuador se hizo presente por 3 ocasiones llevando ayuda a los damnificados del terremoto de abril, decidimos continuar con el proyecto anual de ayuda a una de las tantas comunidades apartadas de nuestro terruño. En este caso El Recinto El Valle cuya localización estaría en la mitad de ninguna parte para la gran mayoría de compatriotas que solo el asfalto es su ruta a ser transitada.
Fue entonces que en la primera reunión ordinaria del año en curso correspondiente al mes de enero se decidió por unanimidad hacer la obra social en el Recinto El Valle que hasta entonces lo conocíamos erróneamente como Bella Vista. En esta vez no se pudo hacer la visita previa por múltiples motivos personales, así que se decidió ir a la sordina calculando al ojo el número de familias a ser agasajadas
La fecha escogida fue el día sábado 21, reuniéndonos un par de horas antes de la salida para arreglar y organizar los paquetes con ropa para cada familia, algunos juguetes y cosas extras que fueron integradas a cada una de las fundas.
A eso de las 13:00,y ya con cada uno del vehículos cargados, partíamos desde el sitio de la reunión  que fue la sede social del edificio Carvajal al norte de la ciudad  hacia el primer punto de parada  en la parroquia rural de Nanegalito para disfrutar de un suculento almuerzo que nos proporcionaría fuerzas para continuar el resto de la travesía, luego a las 14:30 arrancamos hacia los Bancos y de allí, tomando la carretera de las Mercedes y  luego de 10 Km  de recorrido, encontramos el desvío hacia  nuestro destino  a nivel de otro pequeño recinto llamado 23 de Julio.  Después  de un pequeño receso tipo parada técnica las tripulaciones formadas por Gustavo Vaca en solitario, Oswaldo Gomezjurado también en solitario, Jorge Ortiz B con Ana Belén, Pablo Aldaz Mora con sus 2 hijos Nicolás y Valentina y nuestro vicepresidente Cristian Carvajal con Carnita y el gran Ariel que es el NIVERO más joven, con apenas 1 año 1 mes de edad.
Una vez abandonado el asfalto pusimos nuestros vehículos, en dirección hacia el recinto El Valle situado a unos 23km, los que  tuvimos que recorrerlos en una vía de tercer orden lastrada y bien compactada, lo que nos permitió poner algo de velocidad a nuestras máquinas Un par de riachuelos en el camino no fueron óbice para nuestra marcha.
Pese a la existencia de amenaza de lluvia, la tarde transcurrió calmada, serena con un poco de sol que abrigaba el ambiente, y así llegamos a nuestra meta sin ninguna novedad, pero con asombro por parte de los moradores, pues lógicamente no nos esperaban. El siguiente paso lo tomamos Gustavo y yo, pues inmediatamente nos bajamos de los nivas acercándonos a un local de distracción donde estaban muchos de los habitantes del lugar algunos de los que se entretenían jugando villa sobre una vetusta mesa, pero todos denotaban alegría y tranquilidad.
Nuestro propósito era doble, el uno era explicar el porqué de nuestra presencia tan abrupta, cual era nuestra misión allí y solicitarles que nos presten  un canchón multi uso   que se localiza a la derecha del camino por donde se accedía  al recinto; pues lo requeríamos    para armar  el campamento cobijados dentro de una  estructura de hormigón muy bien techada , la misma que permitiría armar nuestras carpas  e impedir que la lluvia que ya comenzaba a caer con fuerza  nos jugara una mala pasada.
Y así fue, el aguacero iba tomando características torrenciales, pero gracias a la hospitalidad de los moradores del recinto, ya todos nuestros equipos estaban a salvo. cobijados por el techo de aquella casona que previamente a nuestra ocupación fue cuidadosamente barrida por algunas personas que lo hicieron en forma rápida y expedita. Cuando la tormenta llegó a su clímax, el campamento ya estaba armado en su totalidad, poco a poco la pertinaz lluvia fue amainado y en algunos minutos más cesó por completo y o sorpresa el cielo quedó totalmente despejado permitiendo observar un firmamento nocturno tachonado por estrellas y luceros, fenómeno que solo puede admirase fuera de la selvas de cemento que son las ciudades.
Fue la primera vez en muchos años que no pudimos hacer la emblemática fogata pues no había leña, ni sitio donde hacerla pues el contrapiso de cemento no soportaría el intenso calor de la brasa de una fogata; pero otra muestra de generosidad de la gente de El Valle se hizo presente, se nos facilitó una parrilla de patas, de buen tamaño donde Jorge -el parrillero -dio rienda suelta a su habilidad culinaria en azar carne y embutidos ya que el carbón también hubo y en abundancia.  En poco tiempo el festín gastronómico estuvo listo y todos degustamos un delicioso y abundante asado, incluso un vecino del lugar, que nos acompañó por algún tiempo. Unos traguitos de vodca y unas latas de cerveza hicieron marco a tan deliciosa comida
La hora de dormir llegó y poco a poco los expedicionarios fuimos entrando cada una de las carpas para entregarnos plácidamente al sueño que mucha falta nos hacía Al día siguiente a tempranas horas y acompañados de un radiante día abandonamos nuestros refugios de nylon, para servirnos un reconfortante desayuno. Teníamos planificadas dos actividades   la entrega de las donaciones a cada una de las familias que fueron alrededor de 35, lo que se cumplió con mucha puntualidad desde las nueve de la mañana El radiante y diáfano día nos permitía observar nuestras cordilleras y sus principales elevaciones, pues desde los 1770 msnm en que se encuadra
la comunidad de El Valle, esta se convertía en un verdadero balcón natural andino.
El otro propósito a cumplir en  aquella hermosa mañana de enero era jugar un poco   con nuestros tanques ,La noche anterior habíamos sido invitados a visitar una pequeña finca de una de las moradoras del lugar -Doña Olga -paro lo cual debimos transitar cuesta arriba  por un sendero lastrado de  alrededor de 600 metros de distancia, El asunto  cobró importancia cuando el lastre se terminó  y el barro desnudo se presentó con una cantidad de obstáculos zanjas ,camellones lomos,  etc etc que hicieron trabajar tanto al motor, caja, transfer como a la suspensión   de los vehículos ,pero que sortearon el problema con la capacidad de siempre. Y sin inconvenientes de importancia. Terminado el periplo tocaba ascender a pie por una maltrecha guardarraya muy inclinada lo cual nos tomó a los que seguimos por ella, alrededor de una hora, hasta llegar a la pequeña casa de madera que marcaba el ´límite de la propiedad ; mientras ascendíamos, el paisaje era cada vez más bello, en  un algún  recodo  pudimos ver incluso al coloso Chimborazo con su forma  y silueta típicas, y  al final de la ruta   desde  una planicie, observamos hacia el occidente  un inmenso valle verde  y con frondosa vegetación,  al final del cual en el horizonte y en forma difusa, se veía  la ciudad de Santo Domingo.
El descenso fue más rápido, pero más accidentado pues por lo menos mi rodilla derecha sufrió uno que otro estirón pero que no tuvo consecuencias posteriores.
Estábamos ya listos para el retronó; despedidas, estrechones de manos, agradecimientos, dieron marco a tal evento, y de inmediato tomamos rumbo hacia el empate del camino con la vía Chiriboga en otro recinto -más pequeño- llamado Bellavista a 14 km de distancia, que los recorrimos a una buena velocidad divirtiéndonos con nuestros tanques y admirando un paisaje subtropical hermoso.

La ruta inicialmente planificada era tomar hacia el norte y regresar a Quito llegando en primera instancia a Chillogallo, pero por motivos  logísticos decidimos tomar hacia el Sur  occidente en una ruta de 40 km que nos llevaría hasta  interceptar la carretera Aloag Santo  Domingo a nivel del Recinto La Palma ,es decir en el kilómetro 70 a unos 5 Kilómetros del l cantón  Alluriquin .Allí llenamos nuestros estómagos y nuestros tanques de combustible para luego  emprender el regreso a Quito  por la vía principal totalmente asfaltada .la triste pero inexorable despedida y cierre de travesía esta vez fue en la intersección de las carreteras Aloag Santo Domingo con la Panamericana sur o troncal de la sierra ,desde ahí cada uno tomó su destino a cada uno de sus hogares,  cansados pero muy felices   después de haber recorrido por 2 provincias  y aproximadamente  unos 300 kilómetros .

Niveramente
Oswaldo Gomezjurado
Presidente




miércoles, 5 de octubre de 2016

Septiembre 2016, Chibunga - Pedernales



El pasado 24 de septiembre del 2016 se realizó la travesía del mes y en esta ocasión fue elegida una ruta desconocida por todos donde por referencias de gente que la hizo nos esperaba un camino sumamente difícil.
El punto de encuentro fue en la gasolinera Terpel de Tambillo a las 8 de la mañana los asistentes fueron Cristhian Carvajal, Pablo Aldaz y Nicolas, Oswaldo y Jaime, Jorge y Ana Belen. Lastimosamente otros compañeros que confirmaron su asistencia no pudieron ir por diferentes asuntos. 
La salida la hicimos a las 08:50 ya con provisiones y organización lista y Pablo al frente de la caravana. La ruta a seguir era bajar hasta Santo Domingo de los Tsáchilas donde arribamos a las 10:30 sin ningún contratiempo y luego pasamos viendo leña por un taller donde se realizan carrocerías de madera y el dueño es amigo de Pablo, 


Ya cargada la leña que gentilmente nos la obsequiaron retomamos rumbo hasta El Carmen en la provincia de Manabí, La entrada a la ruta era por Chibunga un poblado ubicado a 20 minutos de la Y que va a El Carmen y La Concordia. Ya en la vía de la ruta unos pobladores de ahí no comunicaron que ya el camino fue pasado tractor después del terremoto del pasado 16 de abril y además estaba seco, cuando nos dijeron eso bueno fue una mezcla de desilusión y alegría a la vez porque queríamos hacer esta ruta tan difícil pero a la vez contentos porque la gente necesitada de estas poblaciones o caseríos pequeños recibieron ayuda.
En la ruta encontramos pocos tramos con el típico lodo arcilloso pero nada complicado así que fuimos haciendo turismo con unas pocas paradas técnicas para fotos y degustar de nuestro típico brindis rutero. Luego de algunos kilómetros mi Niva presento fallas que luego supimos que era el TPS por lo cual no podía mantenerlo en revoluciones bajas sino siempre pasado las 3000 r.p.m. para que no desmaye y bueno el camino al estar bien trabajado brindaba la oportunidad de corretear un poco (máx. 55km/h) esto más el daño en mi Niva y más una distracción provoco que en una curva me despiste un poco sin mayores contratiempos.
Pasadas las 15:00 horas y luego de varios kilómetros recorridos por caseríos llegamos a la población de Coaque y de ahí tomamos rumbo hacia Pedernales para almorzar frente al mar, esto se dio sin querer ya que íbamos preparados para dormir en la guardarraya con ropa y botas para el campo. En la mesa luego de comer decidimos irnos hacia Cojimies a mi propiedad para hacer ahí el campamento prácticamente frente al mar así que llegamos hicimos un pequeño recorrido por la casa en construcción junto a Fosforito (el cuidador) armamos el campamento y buscamos el lugar para hacer la fogata y su respectivo asado de la noche.
Mientras conversábamos con unos pocos tragos les propuse hacer una travesía nocturna por la playa ir hacia el sur y regresar para ir hasta el poblado de Cojimies. Partimos a las 20:00 Ana Belen subió al techo del Niva de Jorge y fue filmando nuestro recorrido donde yo iba a la cabeza y fue muy interesante ya que había marejada y el manejo es muy diferente, la potencia del Niva salió a flote para poder pasar los bancos de agua y arena que había en el camino cuidando que la temperatura no suba ya que el esfuerzo que hacían los Nivas era fuerte. Después de varios kilómetros y un par de equivocaciones para la entrada al pueblo por la oscuridad del camino llegamos al poblado donde primero fuimos al famoso letrero COJIMIES para una fotos y decidimos irnos a degustar de unos famosos batidos y papas fritas donde un amigo lugareño que lastimosamente cierra su local por la crisis económica después del terremoto.
Luego dimos una vuelta por el pequeño poblado y volvimos al letrero para unas fotos que nos hicieron falta para ya retornar por la carretera normal al sitio de acampada. Una vez allí Fosforito nos indica que al día siguiente al medio día estamos todos invitados a comer un seco de gallina de campo recién matada. Ya armada la fogata y degustando de los ricos licores que nos acompañaban lamentablemente nos empezó a llover un poco así que sin más remedio cogimos las sillas un foco donado por el club y nos fuimos adentro a la casa a seguir en la tertulia 30 minutos después escampo y siendo las 22:30 Jorge decidió empezar a asar su famoso ¨troncho¨ de carne que nos brinda en cada travesía muy gentilmente. Pasaron las horas la conversación los tragos la comida hasta que a las 3 a.m. nos despedimos para ir a descansar.
A la mañana siguiente ya bien descansados un grupo de Niveros decide irse a desayunar ceviches al pueblo se fueron en el Niva de Jorge nuevamente por la playa quedando en el campamento Oswaldo y Yo conversando de todo un poco luego fuimos al mar acompañados por las mascotas de la casa y cerca del medio día regreso el grupo de Niveros para el almuerzo pactado fueron un rato al mar descansamos todos de la rutina diaria y fuimos a degustar del almuerzo el cual estuvo muy rico, Anita esposa de Fosforito se pasó con el sabor lo que hizo que después de comer algunos Niveros duerman un poco antes de emprender el regreso. 

A las 14:30 salimos con rumbo a Pedernales haciendo un par de paradas para tomar fotos y revisar mi Niva que estaba cada vez peor, ya cargados de combustible el retorno a casa lo hicimos por La Concordia sin ningún contratiempo hasta Pedro Vicente Maldonado donde ya mi Niva falleció y por referencia de falla en el panel (P0123) era el TPS el malo, por suerte Oswaldo tenia uno que estaba mejor que el de mi Niva y procedimos hacer el cambio con ayuda de Jorge esto nos tomó unos 45 minutos donde aún me marcaba la falla pero mi Niva funcionada mucho mejor que con el anterior TPS. 
Nos cogió la noche y la lluvia así que nuestro cabeza de ruta Pablo nos comunica que algo pasaba con sus luces (no tenía un foco) y que no veía bien así que a la altura de Los Bancos Jorge toma la posta y gracias a los radios nos podíamos guiar al momento de rebasar ya que el tráfico por esta vía es muy pesado y lento por la lluvia, llegamos a Quito luego de coordinar nuestro lugar de despedida en la Gasolinera Petrocomercial de Pomasqui siendo las 19:30 y recorrer 624km nos despedimos de otra travesía exitosa del Club Niva Ecuador.

Cristhian Carvajal
Vicepresidente

Club Niva Ecuador     

sábado, 10 de septiembre de 2016

Agosto 2016 - Laguna de Piñan

Buenos días Niveros.

Después de recorrer 411 km en ida y vuelta desde mi casa visitando uno de los páramos más hermosos que tiene nuestro Ecuador sólo puedo decir que maravilla todavía podemos disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor y magnificencia.
Con el CLUB NIVA 4X4 ECUADOR  tomamos la buena decisión de visitar el páramo de Piñan y así lo hicimos. Fuimos pocos los participantes apenas 4 Nivas con sus tripulaciones, Gustavo Vaca, Jorge Ortiz con Anita Belén, Marcelo Baquero y su hijo Mathew, y Cristhian Carvajal, que nos esperaría en Tabacundo. A última hora se unió Eduardo Díaz que pudo conseguir permiso para poder acompañarnos y formar parte del grupo.
El inicio de la travesía era el peaje de Oyacoto salida norte de Quito vía Ibarra. La hora de encuentro 7 am, hora de salida fue a las 7:35, destino inicial Tabacundo para juntarnos con Cristhian. A las 9:30 am estábamos en el lugar de encuentro, paramos unos minutos hasta que llegue nuestro vice.
Ya con Cristhian en el grupo nos da la mala noticia que se olvidó en Quito el calentador (léase vodka), ni modo había que continuar, minutos más tarde estaríamos llegando a Ibarra lugar establecido para tanquear los Nivas y comprar algo de comida para el viaje ya que era larga la jornada y en el camino no hay donde pararse a comer entonces había que llevar comidita.
A las 10:30 llegamos a Urcuqui y en un aserradero compramos unos $10 de leña algo indispensable para la fogata y el asado nocturno.
Continuando la ruta serían pues las 11:30 cuando pasamos por el poblado fantasma de San Blas, lo digo así porque cruzamos todo el poblado y no había ni un solo lugareño, sólo al final del pueblo estaban unos cuantos moradores reunidos, en realidad daba la impresión de que en ese pueblo no habitaba nadie cosas de mi país.
Siguiendo con la ruta bordeamos la Hacienda Hospital paso obligado para llegar a nuestro destino, desde ahí el camino está en muy malas condiciones y los Nivas van salvando kilómetros, ya no hay la subida por el pedregal pues han pasado máquina pero quedó una polvareda impresionante tanto así que las llantas se hundían y patinaba el auto, el polvo nos acompañó casi todo el trayecto. a la 1:30 paramos en algún lugar del páramo para comer algo de lo que habíamos llevado, seguimos el mal camino y Cristhian informó del primer daño, se fue al buje de poliuretano  de la mesa superior derecha, con ruido y todo no podíamos parar seguir rodando, el segundo en informar daño fue Eduardo Díaz marcho el caucho de la barra estabilizadora, en todo caso daños que no nos detenían.
A las 4:30 llegamos a la escuela del caserío de Piñan. Para tener una idea contamos algo de la Historia del páramo de Piñan.
La Comunidad de Piñan es una comunidad Andina que se encuentra localizada a 3112m de altura en el corazón de la Reserva Ecológica Cotacachi Cayapas, distanciada por dos días de camino (a pie o caballo) de los centros poblados más cercanos, y a 5 horas en auto desde la Hacienda Hospital.
Al inicio de la república del Ecuador, en 1830 Don Modesto Larrea y Jijón, quien ostentaba el título de “Marqués de San José” había consolidado bajo su dominio un impresionante conjunto de haciendas algunas tan famosas como San José de Urcuqui. Este grupo de haciendas se ubica en la provincia de Imbabura entre las poblaciones de Urcuqui y Cotacachi y se extiende hacia el occidente hasta las estribaciones occidentales de los Andes, este complejo territorial estaba constituido por las siguientes propiedades: El Hospital, Gualaví, Piñan, Pitura, Pantavi, Chinchiví y los sitios denominados Alalog y Pulumbuera.
En 1862 se realizó la escritura de transacción y partición de bienes entre los herederos del marqués. El complejo de haciendas del Piñan y sus anexas, pasaron a manos de la hija Rosa Larrea y Caamaño, esposa del conde José Manuel Jijón y Carrión quienes administraron este complejo de haciendas hasta principios del siglo XX.
En 1906 se realiza la repartición entre los herederos de los esposos Jijón – Larrea, entre esta fecha y 1925 la hacienda pasa por varias manos hasta que en diciembre de 1925 es adquirida por los esposos Alfonso Barba y Beatriz Larrea quienes las administran como un solo cuerpo hasta 1959 en que donan sus bienes a sus hijos. Los esposos Jijón Barba administran la hacienda hasta que la venden en 1974 a los señores Vicente Emilio Guevara y segundo Solís Chamorro. Ocho años después la hacienda es transferida a la Compañía Agrícola El Piñan S.A., esta compañía se integró con los siguientes socios iniciales. Segundo Solís Chamorro, Carmita Solís Guevara, Vicente Guevara, Bolívar Solís Chamorro y Álvaro Trueba Barahona.
Es difícil establecer desde cuando la comunidad está asentada en ese lugar o en esa región pues su memoria histórica se pierde en el tiempo, lo cierto es que la hacienda de Piñan desde épocas coloniales estuvo dedicada a la ganadería y se comprende que si existió ganado fue necesaria gente permanente allí para ocuparse de cuidarlo, esta población son los orígenes (hasta donde sabemos actualmente) de esta comunidad en el páramo. Llama la atención que entre los nombres de los primeros corregidores de Otavalo se encuentra el del Cap. Juan Piñan Castillo, hacia 1540, ¿será acaso este el origen de los “páramos de Piñan” es decir las propiedades de unos de los primeros, si no acaso el primero, de los corregidores de Otavalo?
 Esta pequeña reseña dato para nuestros lectores y seguidores del club.
Siguiendo con nuestro tema. Decidimos visitar la laguna el domingo a las 8 de la mañana hora que nos tendrían listos los caballos nuestros móviles para llagar a la laguna.
Mientras tanto armar campamento, alistar la fogata para la noche era lo más importante, así lo hicimos, minutos más tarde caída la noche que de paso vale comentar podíamos observar un cielo completamente despejado y cubierto de estrellas Jorge y Anita acostados en el suelo trataban de descubrir en donde estaba la constelación más cercana, la aurora boreal y otras que yo no tengo ni idea en todo caso un espectáculo hermoso.
Disfrutamos de un rico asado de la mano de Jorge y Marcelo la infaltable tertulia Nivera y un calentador para aguatar el frio de la noche no sé a qué hora se terminó la leña pero ya teníamos que dormir había que levantarse temprano.
Los caballos llegaron puntuales y nosotros casi listos, bueno nos pusimos en camino con la nueva aventura, cabalgar, a paso lento a veces y trotando en otras llegamos a la laguna no puedo describir lo hermoso del paisaje es impresionante la belleza del lugar ni las fotos hacen justicia.
Como anécdota puedo contar que ya para el regreso había que subir nuevamente a los caballos, Mathew con mucho recelo pone el pie en el estribo toma impulso y pasa de largo cae al otro lado del caballo, causando primero el susto y luego la hilaridad de todos, cosas que pasan.
Lamentablemente no podemos quedarnos el camino es largo y hay que retornar, nuevamente a nuestras monturas y retorno al campamento.
Siendo las 10:30 comenzamos el regreso igual de complicado piedras polvo, polvo y piedras en una parte del camino para evitar un poco las piedras decidimos subir una empinada cuesta Marcelo subió a regañadientes tal vez pensando que su Niva no iba a poder hacerlo pero culminó la cuesta sin problema, turno de jorge. Sube un poco lento y comienza a patinar, acelera fuerte y problema, se le rompe el eje palier del lado derecho y queda sin tracción. Marcelo muy comedido procede a jalarlo con la Wincha para que Jorge culmine la cuesta, ventajosamente es Niva y con la doble tracción instalada podemos continuar el viaje hasta llegar nuevamente a la Hacienda Hospital que en ésta ocasión cruzamos por la casa antigua. Aquí Marcelo nos indica que se encuentra muy mal del estómago entonces decidimos hacer un retorno más rápido sin antes parar para almorzar en las famosas fritadas Amazonas lugar donde dimos por terminada la travesía.
Nota: En Tabacundo en una gasolinera paramos Jorge Eduardo y quien escribe la nota para proceder a retirar el eje palier del Niva de Jorge porque estaba rozando mucho y se tornaba peligroso.
Así termina una aventura más del CLUB NIVA 4X4 ECUADOR  esperando seguir rodando por los caminos del Ecuador.
Saludos Niveros.









domingo, 21 de agosto de 2016

Julio 2016, Mojanda Nocturna

OBJETIVO: Travesía nocturna a la Laguna de Mojanda

Participantes:

Jorge y María Belén 
Marcelo y Alfredo .
Eduardo y Karina
Pablo y Nicolás
Gustavo

Equipo: 5 Nivas en Ruta


Siendo las 17 horas del día 16 de julio del 2016, partimos la caravana de 5 Nivas desde la Gasolinera Primax de la Avenida Manuel Córdova Galarza   rumbo al conjunto lacustre de  Mojanda Cajas, con Jorge a la cabeza y Gustavo en la cola respectivamente, se aseveraba  la travesía.

Como primera parada involuntaria, tomando el camino asfaltado  culebrillas nos topamos con tremenda procesión que festejaban los pobladores de la zona la fiesta popular religiosa de “San Pedro “  demora que nos tomo como alrededor de veinte minutos, continuando el camino culebrero  y luego de bordear  la quebrada la Merced hicimos la primera parada técnica en Perucho, Cantón Pedro Moncayo, donde aprovechamos para tomar fotos y adquirir algunas bebidas, bocaditos, y en búsqueda de leña para la fogata.

Retomamos la asfaltada sin obtener la leña con la esperanza de conseguirlo en la siguiente población y que luego de pocos minutos cruzamos la población de Chavezpamba, donde tampoco la conseguimos, al caer la tarde realizamos la segunda parada técnica en la población de Atahualpa o Habaspamba donde encontramos la leña y carbón para la parrilla,  con el inconveniente de que no había quien venda y dueño como eran las fiestas religiosas se encontraba en misa de 7.


Luego de obtener la madera y el carbón continuamos con nuestra travesía nocturna a Mojanda .que de la población de Atahualpa  a  muy pocos kilómetros se termino el asfalto y empezó el camino de tercer orden, donde los Nivas como que se sienten a gusto y sus tripulantes placenteros en el disfrute de sus maquinas y donde verdaderamente empezó  la aventura Nivera,  en camino maltrecho y pendientes extremas que pese a la activación de la palanca del reductor de velocidad se sintió que los Nivas ya no daban, afectados lógicamente por la altura a la que nos encontrábamos, por lo que consideramos pertinente realizar la tercera parada técnica para bajar la temperatura tanto de las maquinas y sus tripulantes,  en esta parada a faldas del Cerro Fuyafuya se pudo disfrutar el resplandor  de ciudad de Otavalo, luego de una conversación amena y unas cuantas cervezas continuamos nuestra travesía, una vez culminada la pendiente y recorrer algunos kilómetros interceptamos el camino y el anuncio que indicaba la dirección a  la laguna de Mojanda.


Una vez atracados en la parte sur occidental de la laguna,  armamos el campamento, encendimos la característica fogata Nivera, y parrilla al estilo  Jorge Ortiz, destacando que esta vez, no le funciono las especificaciones técnicas requeridas para la parrilla  jaja (ya que hubo demora en la comida), pero que entre copas, cuentos y risas olvidamos el atasco  y disfrutamos de una noche despejada a mas de 3.500 MSL y una temperatura de  ≥ -2° C.


Luego del reparador y merecido descanso en el volcán extinguido y un desayuno ligero  levantamos el campamento, y  nuevamente nos pusimos en ruta, que luego de pocos minutos de ponernos en ruta a  40 metros aproximadamente del campamento  el Niva a la cabeza Jorge,  queda atascado de nariz en el lodo, por lo que se procedió  intentar sacarle con la wincha  del suscrito pero se zafó el cable de la wincha (novatada del subscrito),  se intento nuevamente con la eslinga pero lamentablemente se zafó el candado, hasta que por último,  el Niva de Pablo lo saco del lodo, y pudimos continuar con la travesía  rumbo a la laguna negra, pero lamentablemente no pudimos llegar ya que la cabeza indico por radio que estaba imposible el paso y continuamos en la ruta a Malchingui.
Durante el asenso,  Cristhian y su familia con el sexto Niva, miembro del club, nos dio la grata sorpresa de darnos el encuentro en el camino;   La cabeza continuo la ruta y como segundo lo seguí, me di cuenta que Eduardo el tercer Niva no le tenía a la vista ni contacto por radio  y me detuve para compactar la caravana, entendiéndose que algún momento me alcanzaría,  pero se perdió el contacto por radio  tanto de la cabeza como en la cola, mas adelante antes de la población de Malchingui,  le di alcance a la cabeza al Niva de Jorge, esperamos juntos al resto de la caravana intentando establecer contacto por radio, pero no lo hubo, por lo que asumimos que el resto de la caravana tomaron alguna otra ruta o se regresaron a la laguna.


Siendo  pasado el medio día del 17 de julio,  luego de un suculento locro de cuero en Guallabamba dimos por terminada la travesía.


Niveramente,


Marcelo Baquero S.

CLUB NIVA 4x4 ECUADOR